lunes, 6 de junio de 2011

Premio a la mejor interpretación femenina en el festival de Cannes 2011

El premio a la mejor interpretación de Cannes 2011 fue para la actriz americana Kirsten Dunst por su papel de Justine en el último film del director danés Lars Von Trier Melancholia (2011).


A continuación repasaremos la filmografía de esta gran y versátil actriz que ha conseguido hacerse finalmente con uno de los premios más importantes de su carrera.



Kirsten Dunst se inició en el cine a una edad muy temprana. Destacó en Interviw with the vampire (1994), donde demostró sus grandes dotes interpretativas con el rol de pequeña vampira creada por Brad Pitt. Fue todo un descubrimiento el ver todo el potencial que ofrecía una chica tan joven en un rol tan mayor y con tanto dolor. Además, su personaje debía ofrecer una evolución con el paso de los años, pues  la pequeña Claudia debía de llegar a la madurez que posee una mujer adulta, que llega a comprender que nunca podrá crecer físicamente. Su interpretación ofrece el dramatismo necesario que requiere y llega a convencer al espectador. 

A partir de este momento, el cine la ofreció diferentes papeles en los que compartía más un menos el protagonismo con otros actores. Destacó en Little Women (1995) y en Jumanji (1995). En ambos films tuvo la oportunidad de codearse con grandes actores en potencia como Winona Ryder, Claire Danes y Christian Bale y también con otros actores ya veteranos y con grandes conocimientos como Susan Sarandon o Gabriel Byrne.

El tiempo pasaba a la par que aumentaban sus conocimientos, pues sabría que pronto llegaría ese "papel especial" en el que poder lucirse. Y llegó. De la mano de
Sofía Coppola con The Virgin Suicides (1999) en la que compartía cartel con Kathleen Turner, Josh Harnett y Danny DeVito entre otros.
Su interpretación de la jóven Lux Lisbon le ayudó a catapultar su carrera hacia una vía más seria y profesional.
Hubo “química” profesional entre la directora y la actriz pues ambas volvieron a trabajar juntas en Marie Antoinette (2006).

Su éxito hacia el cine de público masivo solo llegó con la primera película de la saga
Spider-Man (2002) de Sam Raimi, en la que interpretaba a la joven y bella Mary Jane Watson. Podríamos decir que a partir de este papel fue conocida mundialmente, a pesar de haber trabajado muy bien en todas sus anteriores films.

A partir de aquí trabajó en papeles con roles muy diferentes a todo lo que había hecho antes, pero ya era fácilmente reconocible por el público y su nombre comienza a tener mucho “tirón”.
Trabajó en Mona Lisa Smile (2003), Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004), Spider-Man 2 (2004), Winbledon (2004), Elisabethtown (2005), Marie Antoinette (2006) y Spider-Man 3 (2007),...
Como puede verse, todos estos títulos llegaron a las carteleras españolas y tuvieron, en general, buena acogida entre el público (sobre todo la saga Spider-Man).
Se trata de papeles lineales con trazos de comedia y drama, pero ninguno de ellos es un papel arriesgado en el que poder convertirse en un personaje muy diferente a lo habitual.


Y ahora es cuando llegamos a su interpretación en Melancholia (2011), con la que tuvo la oportunidad de crear, de experimentar, de transformar todo su entorno y a ella misma con el rol de Justine. 


La joven adinerada, bella y exitosa Justine está a punto de casarse con el chico de sus sueños, Michael (interpretado por el prometedor Alexander Skarsgard). Toda el banquete post-boda está dispuesto y bien organizado por la querida hermana de Justine, Claire (rol de Charlotte Gainsbourg, que vuelve a trabajar con L.V. Trier). 


Ya casados, la pareja es recibida en el pequeño castillo / parador donde tiene lugar el banquete al acuden amigos, familia y compañeros de la pareja. Todo es perfecto excepto por un detalle. A Justine le ocurre algo. Posee un aura de melancolía que enerva a todos los invitados, sobre todo a su hermana y a su marido. Todo está relacionado con el poder que ejerce el universo sobre la tierra, más concretamente, el poder del planeta Melancholia, que cada vez se aproxima más y más a la tierra.





Pero no haremos “spoilers”. La cuestión es que la interpretación de Kirsten Dunst es diferente a todo lo que ha creado con anterioridad y requiere de su observación detallada.


Os seguiremos hablando del resto de películas que se presentaron al festival de Cannes,

¡Hasta pronto!

Nuria M. y Rocío M. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada